VIAJE DE UN MES POR JAPÓN

Diario de un viaje a Japón por libre y con mochila

matsumoto, japon, japón

Cuando compramos los billetes de avión para Japón no sabíamos mucho sobre ese país; cómo sería su gente, la comida, los lugares dónde dormir, su cultura… en definitiva, arriesgamos al no tener ni idea si nos gustaría o no ir hasta allí.

buda, japon, japón, kamakura
Buda Gigante de Kamakura

Pero una cosa sí que teníamos clara: que era un país que no nos iba a dejar indiferentes. Aquí cuento la experiencia de nuestro viaje de un mes por Japón, completamente por libre, sin llevar un itinerario cerrado (decidiendo nuestra ruta durante el viaje), con un presupuesto limitado, e intentando visitar una gran variedad de sus maravillas naturales y culturales.

Santuario de Fushimi Inari Taisha
Santuario de Fushimi Inari Taisha

LA LLEGADA.

La verdad es que la hora a la que llegamos al Aeropuerto de Haneda fue bastante mala: pasadas las 10 de la noche. A esa hora, y después de los típicos controles de llegada (poco más que enseñar el pasaporte y cubrir unos papeles), no nos quedó más remedio que quedar en el aeropuerto para dormir, ya que no compensaba buscar un hotel a esas horas (y eran muy caros).De todas formas, este aeropuerto es una maravilla. Limpísimo, sin ruido, con wifi gratuita,…y con muchos servicios abiertos 24 horas, como puntos de información (aquí ya cogimos nuestros mapas de Tokio, planos del metro,…) o lugares para comer algo.

Barrio de Shibuya
Barrio de Shibuya

TOKIO

Después de dormir un poco en el aeropuerto y desayunar algo, subimos al monorrail para la ciudad de Tokio. Nada más salir del aeropuerto ya te das cuenta de que Japón es otro mundo. Da igual que acabes de llegar o que lleves aquí varios días, que no deja de sorprenderte cada cosa que ves.

Mercado de Tsukiji
Mercado de Tsukiji

Una vez en Tokio, y después de ver cómo funciona el metro, nuestro primer destino fue el Mercado de Tsukiji, una de las visitas imprescindibles a la ciudad. El caos de este mercado es fascinante, y es espectacular recorrer sus puestos, así como comer algo de pescado fresco allí mismo.

Senso-ji
Senso-ji

Tras ver el mercado, dejamos en el hotel las mochilas y continuamos nuestro primer paseo por Tokio por el templo de Senso-ji. La sensación estas primeras horas en la ciudad fue muy extraña, teniendo en cuenta lo diferente que es todo y el jet-lag, pero lo disfrutamos muchísimo a pesar del cansancio. Durante los dos días siguientes en Tokio fuimos recuperándonos un poco del jet-lag y adaptándonos poco a poco a la cultura y comida japonesa, a las que nos volvimos adictos.

Gran Buda de Kamakura
Gran Buda de Kamakura

También aprovechamos estes días para acercarnos a Kamakura para alquilar unas bicis y ver, entre otras cosas, su Gran Buda. En esta entrada podéis ver qué visitamos en Tokio y Kamakura, así como dónde dormir o cómo desplazarse.

Monte Fuji desde Kawaguchiko
Monte Fuji desde Kawaguchiko

EXCURSIÓN AL MONTE FUJI Y KAWAGUCHIKO

Estando tan cerca del Monte Fuji sería imperdonable no ir hasta alli y verlo más de cerca. Descartamos desde el principio subirlo, ya que nos llevaría mucho tiempo y dependíamos de la climatología, por lo que decidimos ir hasta Kawaguchiko, a las faldas del Monte Fuji, para verlo de cerca y relajarnos un poco a orillas de su lago.

En tren camino de Kawaguchiko con el Monte Fuji al fondo
En tren camino de Kawaguchiko con el Monte Fuji al fondo

Si no vamos hasta la cima del Fuji, recomiendo alquilar unas bicis y dar la vuelta a todo el lago. Veremos el Japón más rural, disfrutaremos de hermosos paisajes con vistas al Fuji y estaremos en contacto con la naturaleza tan peculiar de este país (en este lugar, fue donde vimos nuestro primer mono).

Ciudad antigua de Takayama
Ciudad antigua de Takayama

UN VIAJE AL INTERIOR DE LA ISLA: TAKAYAMA

Tras visitar el Fuji y Kawaguchiko, continuamos nuestro viaje por Japón hacia Takayama. Esta pequeña ciudad del centro del país, destaca por su arquitectura tradicional, así como de varios lugares interesantes cerca de ella.

Aldea de Hida
Aldea de Hida

Es un buen sitio para descansar y relajarse unos días, ya que se pueden hacer rutas por los templos y parques que rodean la ciudad, visitar la aldea tradicional de Hida, probar la gastronimía local (como la sabrosísima carne de Hida), o relajarse los pies después de tanto caminar en uno de los onsen de pies públicos que hay por la ciudad. Además, también podemos hacer excursiones, como a la preciosa aldea de Shirakawago.

Shirakawago
Shirakawago

Nosotros finalmente decidimos quedarnos en esta zona cuatro días, ya que queríamos disfrutar de una zona tranquila en este viaje, aunque mucho de los que la visitan suelen estar sólo un día o dos. Si deseáis más información sobre este Takayama, así como una guía práctica sobre alojamiento, dónde comer y excursiones podéis pinchar en este enlace.

Templo Kenkaku-ji
Templo Kenkaku-ji

KIOTO Y NARA

Después de relajarse en el interior rural de Japón, seguimos dirección al sur hasta las antiguas capitales del país: Kioto y Nara. Kioto es un ciudad que tiene muchísimo que ver, ya que hay que tener en cuenta que fue una ciudad clave en la historia de Japón.

kiyumizu-dera
kiyumizu-dera

Tiene muchos templos, algunos tan importantes como el de Fushimi-Inari o el de Kiyumizu-Dera. Además, tiene otros edificios emblemáticos como el Castillo de Nijo, así como barrios míticos como Higashiyama o el Barrio de las Geishas.

Gran Buda de Nara
Gran Buda de Nara

Paramos en esta ciudad durante tres días, incluyendo una visita a la próxima ciudad de Nara, que es imprescindible visitar, sobre todo para contemplar el Gran Buda en el templo de Todai-ji. Kioto no tiene nada que ver con Tokio. Es una ciudad mucho más pequeña y tranquila, que si lo unimos a la gran cantidad de cosas por ver, hacen que tenga un volumen muy grande de turistas.

Bosque de bambú
Bosque de bambú

De todas formas, se está muy a gusto en ella, ya que tiene lugares muy buenos para pasear, muchos de ellos al lado de preciosos canales. Si necesitáis saber más sobre qué ver en Kioto y Nara y otros consejos, podéis leer en este enlace más cosas.

miyajima, japon, japón
Isla de Miyajima

OKAYAMA, HIROSHIMA E ISLA DE MIYAJIMA

Aunque queríamos quedarnos al menos un par de noches en Hiroshima, los precios tan elevados que tenían los hoteles en esta época del año (que coincidía además con eventos del aniversario de la bomba atómica), hizo que nos decidiéramos por dormir en la mucho más económica ciudad de Okayama.

himeji, japón, japon
Castillo de Himeji

Así que salimos de Kioto hacia esa ciudad, haciendo una parada más o menos a medio camino para ver el Castillo de Himeji, otra de las grandes joyas de Japón.

okayama, japón, japon
Okayama

Okayama, salvo el castillo y el parque, no tiene gran valor turístico, pero si los precios de la zona de Hiroshima son muy altos compensa alojarse aquí, ya que está muy bien comunicada con Hiroshima y Miyajima con tren bala, que está incluído en el Japan Rail Pass.

hiroshima, japon, japón
Hiroshima

Así que en poco tiempo podemos ir pasar un día hasta Hiroshima, más que suficiente para visitar el lugar donde cayó la bomba atómica, ver los restos del edificio que dejaron en pie tras este triste suceso, y entrar en el Museo de la Paz.

Hiroshima, japon, japón
Hiroshima

También es bueno dedicar otro día entero (o dos, si queremos relajarnos en este lugar), para ir hasta la Isla de Miyajima.

Miyajima, japón, japon
Teleférico de Miyajima

Es un lugar precioso, con un paisaje espectacular, al que recomiendo a todo el mundo (si la climatología lo permite) subir al punto más alto de la isla con el teleférico, y bajar al puerto por una de sus rutas hacia Daisho-in.

daishi-in, miyajima, japón, japon
Templo de Daisho-in

Es una ruta impresionante, siempre en bajada, que nos lleva de nuevo hasta el mar a través de un hermoso bosque.

itsukushima, miyajima, japon, japón
Templo de Itsukushima

Ya de nuevo en el puerto, es imprescindible visitar el templo de Daisho-in y Itsukushima.

kanazawa , japón, japon
Casa tradicional en Kanazawa

KANAZAWA

Seguimos nuestro viaje por Japón poniendo rumbo hacia el oeste de la isla, concretamente hacia la localidad de Kanazawa.

kanazawa, japón, japon
Castillo de Kanazawa

Esta ciudad en sí, aunque no nos gustó tanto como otras que ya visitamos, no está mal para pasar un día.

kenroku-en, kanazawa
Kenroku-en Kanazawa

Aquí, podemos pasear por los bonitos jardines del Castillo y Kenroku-en, y por las zonas antiguas de la ciudad como el Barrio de las Geishas y el de Samurais, con casas con arquitectura tradicional.

nakasendo, japón, japon
Senda Nakasendo

MATSUMOTO Y NAGANO

Nuestra siguiente parada fue la ciudad interior de Matsumoto. Lo más interesante de Matsumoto es sin duda su bonito templo junto a un lago, pero es suficiente con estar aquí unas horas.

matsumoto, japon, japón
Castillo de Matsumoto

Nosotros decidimos en cambio pasar un par de noches, por otra razón aparte de ver el templo: Hacer la Ruta Nakasendo. Para ello dedicamos un día entero, con salida y llegada desde Matsumoto.

magome, nakasendo, japon, japón
Magome, inicio de la Nakasendo

Para hacer esta antigua ruta, muy hermosa y además bien señalizada, nos dirijimos en tren hasta Nakatsugawa y después en bus hasta Magome, donde empieza esta ruta de 7.8 km hasta Tsumago a través de los preciosos bosques del interior de Japón. La ruta es bastante fácil, apta para cualquier persona con un mínimo de capacidad física (incluso vimos niños).

Campana para espantar osos en la ruta Nakasendo japón, japon
Campana para espantar osos en la ruta Nakasendo

Como pasa por medio de un bosque, aquí en Japón es posible encontrarse con osos, pero hasta hay campanas para espantarlos. La ruta acaba en Tsumago, pero se puede seguir andando un poco más hasta Nagiso (3,7 km más) para subir al tren de vuelta a Matsumoto. Al día siguiente abandonamos Matsumoto para pasar una noche en Nagano.

templo, nagano, japón, japon
Templo en Nagano

La ciudad en sí no es que tenga gran cosa que ver salvo su templo principal, que se visita también en un par de horas, aunque a poca distancia de ella podemos visitar un lugar bastante especial. Se trata del Monkey Park que, aunque por el nombre lo parezca, no tiene nada que ver con un zoológico ni nada parecido.

monos, nagano, japón, japon
Monos en el Monkey Park

Es un lugar en unas montañas próximas a Nagano, donde existen afloramientos de agua subterránea que sale muy caliente, y donde los monos salvajes que viven en estas montañas instalaron aquí una colonia. Los monos, repito, se ven en estado salvaje, por lo que no tiene nada que ver con un zoológico o cosa similar. Para acceder allí hay que ir en un tren de linea privada (por lo que no nos servirá el Japan Rail Pass) hasta Yudanaka, y subir a un autobús hasta la entrada del parque.

monos, monkey, nagano, japón, japon
Monos en el Monkey Park

Después hay que andar poco más de un kilómetro, pagar una entrada para pasar, y así llegamos a donde están los monos. La verdad, aunque al principio la idea de esta visita no me parecía muy sugerente (no me gustan nada los zoológicos), sí me gustó mucho al final, ya que hay una gran cantidad de monos y están en completa libertad, por lo que recomiendo hacer una excursión hasta aquí.

Puente en Nikko
Puente en Nikko

NIKKO

Nikko es impresionante, y pienso que una parada obligada en cualquier viaje a Japón.

nikko, japón, japon
Nikko

La mayoría de los que vienen hasta aquí es en una excursión de un día desde Tokio, pasando sólo unas horas en este lugar, pero yo recomiendo estar por lo menos dos días, ya que aparte de sus impresionantes templos, Nikko tiene enclaves de gran belleza.

tosho-gu, nikko, japón, japon
Los tres monos sabios del Templo de Tosho-gu

Es simplemente ponerse a pasear y descubrirlos. Hay que ir al Puente de Shinkyo, los conocidos templos de Taiyuin-byo, Tosho-gu entre otros, así como los paseos hasta el Santuario de Takinoo, que pasa cerca de una bonita cascada.

cascada, nikko, japón, japon
Cascada en Nikko

Además, otro imprescindible paseo es hasta las Pozas de Ganman-ga-fuchi, un lugar sin duda muy especial.

Budas en Nikko
Budas en Nikko

UN PAR DE DÍAS EN TOKIO Y VUELTA A CASA

Los dos últimos días en Japón decidimos dedicarlos a Tokio. Ya visitáramos al principio del viaje muchos de sus puntos turísticos, así que esta vez sólo nos pusimos a pasear por algunos de sus barrios más peculiares, hacer compras, visitar centros comerciales con productos originales como los Don Quixote (odio los centros comerciales, pero los de Japón me encantan por la cantidad de cosas raras que tienen a la venta), o ir hasta un Neko Café, las famosas cafeterías de Japón donde la gente se relaja acariciando gatos mientras toma algo.

neko cafe, tokio, japón, japon
Neko café en Tokio

Con este itinerario acabamos nuestro viaje de un mes por Japón. Ahora sólo nos quedaba un largo trayecto de vuelta a casa vía Dubai. Sin duda fue un viaje especial, ya que aún después de 30 días en este país, Japón te sigue sorprendiendo a cada instante.

Castillo de Nijo
Castillo de Nijo

Nos pareció un país precioso, con grandes urbes pero a la vez con muchas zonas de una naturaleza espectacular para practicar el senderismo o ver paisajes. Nos encantó su espiritualidad, que se puede ver en sus numerosos templos, asi como los restos de una cultura milenaria. Quedamos enganchados a su comida, que aún hoy degustamos en los restaurantes japoneses de nuestras ciudades. Y nos encantó su gente, su enorme amabilidad y ganas de ayudar, a pesar de su timidez. Un viaje que repetiría sin dudarlo, porque por mucho tiempo que pasas allí, todo te sorprende cada día.

Lago cerca de Takayama
Lago cerca de Takayama

Pues esto es todo. Si necestáis más información sobre dónde comer, dormir, transporte,…y costes del viaje, en este enlace tenéis una guía práctica con todo lo necesario para organizar tu propio viaje por Japón. Y como es habitual en este blog, si tenéis alguna duda, o simplemente queréis comentar alguna experiencia sobre este país que interese a otros viajeros, no dudéis en poner un comentario.

Entradas relacionadas:

Guía práctica para viajar por Japón

La comida japonesa

El Japan Rail Pass

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *